sábado, 5 de noviembre de 2016

ARQUEOLOGÍA DE LA GUERRA FRÍA (OLYMPIA SM8 -1966-)




Escribir a máquina es trasladarse a una época en la que lo analógico, lo mecánico y lo metálico prevalecían. Hacerlo con una “Olympia SM8” de 1966 (regalo de mi compañero Vicente Izquierdo) es además viajar por un tiempo en el que la Guerra Fría imprimía las condiciones de la política, y también, los productos del mercado. 


La “Olympia SM8” que he restaurado y puesto a punto es un ejemplo de ese tiempo anterior al fin de la Historia que Fukuyama teorizaba.



La empresa alemana de máquinas de escribir “OLYMPIA WERKE AG” fue fundada en 1903, y cesó su producción en 1991, precisamente en el tiempo en el que el politólogo americano de origen japonés exponía su tesis sobre el significado de la derrota definitiva, del contendiente aferrado al otro lado del llamado por Churchill “telón de acero”. 



Aunque establecida a principios del siglo pasado en Roffhause, cerca de Wilhemshaven, la empresa, que tenía su principal fábrica en Erfurt, sufrió durante la Segunda Guerra Mundial daños que redujeron considerablemente su producción. Finalizado el conflicto la “Olympia” quedó en zona soviética, siendo nacionalizada con el nombre de “Optima”. Un número importante de antiguos empleados se trasladaron a la zona occidental, a un improvisado taller en Bielefeld para continuar la producción de los viejos modelos. La guerra emprendida entre las dos empresas por la propiedad y uso de la marca, entre la RDA y la RFA en definitiva, se resolvió por el Tribunal de la Haya concediendo a la instalada en zona occidental, en Wilhelmshave, los derechos de la marca como “OLYMPIA WERKE GmbH Occidente”; limitando los de la empresa radicada en Erfurt (RDA) al nombre comercial de “OPTIMA ERFURT”.




Las series “SM” corresponden en “Olympia” a la gama de las portátiles de tamaño mediano, mientras que las máquinas de mayor tamaño son catalogadas como “SG,” y las más livianas como “SF”. Las series “SM8” y “SM9” se introdujeron a mediados de los años 60 del siglo pasado, siendo parte fundamental del nuevo diseño adoptado por “Olympia” en esa década. La otra “Olympia”, la instalada en la RDA, con la marca “VEB Optima Bueromaschinenwerk” absorbía, consecuencia también de su propia desarrollo, las viejas marcas “Ideal”, “Erika”, “Perkeo” y “Urania”. 

La “Olympia” de la RFA será la última empresa occidental, junto a Olivetti, en abandonar la producción de las máquinas mecánicas de escribir. 




Escribir hoy en día a máquina ofrece un encanto y una inmediatez incomparable con los medios de la llamada modernidad digital. El sonido del teclear, el de golpear el espaciador, el del correr del carro, o el de la campanilla que anuncia el fin de linea, son en la “SM8” tan cautivadores como en cualquier otra máquina en buen estado de funcionamiento. Pero la “Olympia”, como “Olivetti”, ofrece calidades superiores a los de “Regia” o “Amaya” (que también forman parte de mi colección). A disfrutarla.



martes, 1 de diciembre de 2015

Regia modelo 61

La Regia que nos ocupa, y que compartía catálogo con la JUNIOR (1958)  y la ANDINA GRAFOS (1963) sustituyó en la oferta de la empresa valenciana a la REGIA MIXTA de 1948. La TALBOS será a su vez descatalogada por la ANDINA ESPECIAL de 1975.




 





Última adquisición el 29 de noviembre 2015 en mercadillo callejero. 5 euros. Sin caja ni bolsa transporte. Evidente ausencia de engrase y puesta a punto. 


viernes, 31 de julio de 2015

HISPANO OLIVETTI STUDIO 44





Decía la publicidad de la época (ABC 06.06.1964) que “la máquina Studio 44 es una semi-portátil con el rendimiento de una máquina de oficina”, y no mentía.




Diseñada en la Olivetti de 1952 por el omnipresente Marcello Nizzoli, con la habitual colaboración de Giuseppe Beccio, la Studio 44 sustituía en el catálogo de la multinacional italiana a la Studio 42, proyectada en 1935. 


OLIVETTI STUDIO 42 a la que sustituye la 44


La Studio 44 será a su vez sustituida por la Studio 45, diseñada en 1967 por Ettore Sottsass y Hans Von Klier. 


OLIVETTI STUDIO 45 que sustituye a la 44

A mediados de los años sesenta del siglo pasado la Studio 44 fabricada en Barcelona se vendía por 5.800 pesetas, que suponían aproximadamente la mitad del salario medio mensual de la España de ese tiempo. 





En el 2015 adquirí la que se puede ver en las fotografías, y en relativo buen estado por 25 euros a un particular.






La 44 tiene la rigidez y el aplomo suficiente para no desplazarse por la mesa, y un peso relativamente asequible para que sea posible trasportarla en la muy útil caja (ligeramente deteriorada en este caso) que la acompaña.






El diseño es tan reconocible y caracteristico como el color verdoso de las Olivetti de los años 50 y 60, y la fiabilidad, superado con creces el medio siglo, innegable.


PRUEBA DE ESCRITURA HO STUDIO 44


Por el tacto de escritura y el tipo de letra creo que la Studio 44 será una de mis favoritas.

jueves, 16 de julio de 2015

REVOLUCIÓN MECÁNICA




Richard Polt es catedrático de Filosofía en la Xavier University (EE.UU) y autor de “The Typewriter Revolutión”. Uno de sus manifiestos dice más o menos así:

En la era digital
el uso de una máquina de escribir 
es un acto de rebelión.
¡Únete al movimiento!

“The Revolución Typewriter” analiza el fenómeno y proporciona consejos prácticos sobre cómo elegir una máquina de escribir, cuidar de ella, y además utilizarla en todo tipo de eventos y funciones. 

Las máquinas de escribir son mucho más que obsoletos ingenios mecánicos. Representan una manera distinta de hacer, de escribir, de producir; una manera en la que el trabajo supone valor en si mismo, en la que prevalece la palabra pensada y la autosuficiencia. El uso de una máquina de escribir es un acto de rebelión. 




martes, 28 de abril de 2015